‘Pedro Melenas’: Historia de los Cuentos Ilustrados

Todos los formatos con ilustraciones parten del libro ilustrado. La publicación con ilustraciones existía para enriquecer ediciones que hasta entonces estaban al alcance de muy poca gente. Las ilustraciones le daban un formato más exclusivo si cabe.

Con el tiempo, se presentó la necesidad de crear ediciones para niños, que los entretuviera, fueran mas interactivos, resistentes y con reglas mas flexibles en cuanto a la edición, de esta forma nacen los cuentos ilustrados.

La característica principal de este formato, el cuento ilustrado, es que en él tiene la misma importancia tanto el texto como la ilustración. Si falta uno de los dos, falta parte del contenido. El formato suele ser la pagina o la doble pagina.

Una de las principales responsables de la creación de este formato fue Ursula Nordstron, que se dedico toda su vida a la edición de cuentos infantiles y que mantuvo una relación con cara con Maurice Sendak en “Dear Genius”.

Como antecedente del album podemos encontrar los Romances de Ciegos, que se iban cantando de pueblo en pueblo y que utilizaban imágenes para apoyar el texto, ya que la mayoría de la gente era analfabeta y el dibujo ayudaba a la comprensión de la narración.

Uno de los primeros álbumes ilustrados y que más éxito tuvo fue “Pedro Melenas y sus amigos”, traducción de “Struwwelpeter”, editado por el doctor Heinrich Hoffmann  en 1845. Narra historias en verso sobre niños con mal comportamiento que acaban castigados y es considerado uno delos libros más crueles de la historía. ¿Lo conocías?

Aquí os dejo una de sus historias y su ilustración:

 

 Cuentos ilustrados, Pedro Melenas

 Federico, Federico

era un demonio de chico!

A los bichos, por las malas,

les arrancaba las alas.

Mataba pájaros, gatos,

destrozaba sillas, platos;

y su maldad era tanta

que azotó a su nana, Marta.

En la fuente, con afán,

saciaba su sed un can.

Federico, el muy malvado,

lo sorprende descuidado

y, sin pensárselo mucho,

azota al infeliz chucho.

El perro gime y, arisco,

responde con un mordisco.

Federico, el imprudente;

grita y llora amargamente,

hasta que el perro se asusta

y se larga con la fusta.

Federico queda en cama

gime, llora y se desgarra.

Viene el doctor y lo examina:

“pociones amargas”, su medicina.

 

Share