El Arte Abstracto se manosea

El arte abstracto siempre ha formado parte de mí. Durante mas de 20 años, salía paseando de estudiar del colegio o el instituto. Me hacía el camino andando con la mochila a la espalda, llegaba al estudio de mis padres, abría una puerta, poco engrasada como en una película de terror, y una mezcolanza de aguarrás, tinta, pintura, papel y no sé cuántas cosas más, me golpeaban. Allí siempre se estaba haciendo algo.

Arte Abstracto de daniel Bellido

Cabeza Pensante (Daniel Bellido)

Cuando digo que siempre se estaba haciendo algo, quiero decir que siempre se estaba dibujando un cuadro abstracto, pintando una cabra en una silueta de madera recortada, haciendo montajes fotográficos o haciendo un inventario de plantas… todo cabía en aquél estudio. Por eso digo que siempre he vivido el arte abstracto como algo que se manosea y se descubre, no como algo inaccesible y lejano.

Siempre me ha sorprendido lo que una persona puede llegar a hacer y ser simplemente con lo que es capaz de soñar… Por otro lado, si no sabes que algo existe, ¿cómo lo vas a desear? Es por eso que me alegro de haber conocido el mundo del arte moderno tan desde dentro y desde tan pequeño.

Arte Abstracto: ¿qué significa?

Entre las cosas que más me puede aportar dibujar, sin duda, la que más valoro es la capacidad de fantasear, de poder tener otros propios mundos interiores y de atreverme a descubrir algunos nuevos sin tener ni que salir de casa… Sobre todo, la importancia para mí subyace en la capacidad de ver el mundo cotidiano de otra manera. De hecho, fue precisamente esta búsqueda la que tiempo después me llevo a la fotografía, con el objetivo de sacar escenas estéticas de un mundo cotidiano que se nos escapa, constantemente, por las prisas…

Ver como una servilleta, una manzana, una roca erosionada o un hierro oxidado puede formar parte de una obra de arte moderno, es algo que siempre me ha fascinado.

Entender el Arte Moderno

Arte Moderno de Daniel Bellido

Mujer en Blanco y Negro (Daniel Bellido)

He oído decir a mucha gente que no le gusta el arte moderno. A mi, personalmente, me encanta, lo que no quiere decir que me guste todo cuadro abstracto que vea. Existen muchas caras, como el postureo o el mercado del arte con cifras exorbitantes, entre otras, que se añaden a la esencia del arte pero que realmente no tiene nada que ver con éste (y que, en ocasiones, lo devalúan).

Por otro lado, también es cierto que puede haber obras de arte que pueden no gustar, más que por su abstracción, por falta de una base sólida en arte a la hora de su construcción (aunque éste sería otro tema a parte).

Me explicaré mejor. En mi opinión, arte ha habido siempre, desde que el hombre es algo más que un mono y ha querido expresar una idea. No obstante, lo que hoy consideramos arte moderno o abstracto, no es otra cosa que un modo de poder expresarse sin condicionamientos (como pueden ser la religión o el realismo).

Hasta hace cuatro días, los cuadros tenían una función concreta, ya fuera narrar la vida de los santos y los mártires, dibujar una escena picante para el noble de turno como la Maja Desnuda o retratar la gloria de un rey.

Cuadro abstracto de Daniel Bellido

Hansel y Grettel (Daniel Bellido)

Solamente con la aparición de la fotografía y la pérdida de protagonismo de la religión, cobra sentido el arte tal como lo conocemos, pudiéndose tratar otros temas en los que la obligatoriedad de la pintura realista ya no tiene sentido. Por fin nace el cuadro abstracto, con el que el artista puede expresarse como quiera, un concepto de arte que, aunque no nos lo parezca, es bastante reciente y novedoso.

Personalmente, animo de corazón a la gente a ver, crear, comprender y difundir el arte abstracto, porque además de permitirnos acercarnos a la gente que nos rodea y compartir opiniones sobre los temas que nos preocupan, nos hace disfrutar de un modo diferente de la realidad y de nuestro día a día (que no es decir poco).